38

A modo de introducción

En el mundo del procesamiento de audio, los compresores digitales juegan un papel fundamental. Estos dispositivos son utilizados para controlar y modificar la dinámica de una señal de audio, permitiendo una mayor versatilidad en la producción musical, el diseño de sonido y la mezcla de audio en general. En este artículo, exploraremos en detalle las generalidades de los compresores digitales, su funcionamiento, características y su importancia en la industria del audio.

¿Qué es un compresor digital?

Un compresor digital es un dispositivo electrónico que se utiliza para reducir la diferencia entre los niveles de señal alta y baja en una grabación o mezcla de audio. Su principal función es la de controlar la dinámica de una señal, disminuyendo su nivel cuando supera cierto umbral preestablecido. A diferencia de los compresores analógicos, los compresores digitales utilizan algoritmos y procesamiento digital para realizar esta tarea, pero tienen una cualidad específica y que NO COLOREAN LA SEÑAL, a diferencia de los compresores digitales que emulan a sus homónimos analógicos, que igualmente, a base de algoritmos, ofrecen los mismos (o parecidos –en la mayoría de casos-) resultados que si la señal pasara por ese hardware externo.

Funcionamiento de los compresores digitales

  1. Umbral (Threshold): es el nivel de amplitud a partir del cual el compresor comienza a actuar y aplicar la reducción de ganancia. Es el punto de referencia que determina cuándo la señal entrante será afectada por la compresión.

Cuando la amplitud de la señal supera el umbral establecido, el compresor se activa y comienza a reducir la ganancia de la señal. La cantidad de reducción aplicada depende del ajuste del parámetro “ratio” y otros parámetros del compresor.

El “threshold” se expresa generalmente en decibeles (dB). Por ejemplo, si se establece un umbral de -20 dB, cualquier parte de la señal que supere ese nivel activará la compresión. Si la señal está por debajo del umbral, no se aplicará ninguna reducción de ganancia y la señal pasará sin ser afectada por el compresor.

El ajuste adecuado del “threshold” es esencial para lograr el control de la dinámica deseado en una señal. Si el umbral se establece demasiado alto, el compresor no se activará con frecuencia, lo que resultará en una menor compresión. Por otro lado, si el umbral se establece demasiado bajo, el compresor se activará con mayor frecuencia, lo que puede producir una compresión excesiva y un sonido poco natural.

Es importante destacar que el “threshold” puede variar dependiendo del material y el objetivo de procesamiento. Por ejemplo, en la mezcla de música, se puede ajustar el umbral para controlar el nivel de los picos y lograr una mezcla más equilibrada. En el mastering, se puede utilizar para controlar la coherencia del volumen en una serie de pistas.

  1. Ratio: es una medida que determina la cantidad de reducción de ganancia que se aplica a una señal una vez que ha superado el umbral establecido. El ratio define la relación entre el cambio en el nivel de entrada y el cambio correspondiente en el nivel de salida.

Por ejemplo, si se establece un ratio de 4:1, significa que por cada 4 decibeles (dB) que excede el umbral, la salida del compresor solo aumentará en 1 dB. En otras palabras, la señal comprimida será reducida en una cuarta parte de la cantidad que excede el umbral. Esto resulta en una compresión más pronunciada a medida que el nivel de entrada se acerca y supera el umbral.

El ratio se expresa generalmente en forma de X:1, donde X es un número mayor o igual a 1. Cuanto mayor sea el número del ratio, más fuerte será la compresión aplicada. Por ejemplo, un ratio de 10:1 resultará en una compresión más severa que un ratio de 4:1.

El ajuste del ratio en un compresor depende del nivel de control deseado sobre la dinámica de la señal. Un ratio bajo, como 2:1 o 3:1, se utiliza para una compresión suave y transparente, mientras que un ratio alto, como 8:1 o más, se utiliza para una compresión más agresiva y pronunciada.

Es importante tener en cuenta que el ratio no indica la ganancia total aplicada a la señal de salida, sino la relación de cambio entre la entrada y la salida cuando se supera el umbral. Otros parámetros del compresor, como el threshold, el ataque y la liberación, también influyen en el resultado final de la compresión.

  1. Ataque (Attack): refiere el tiempo que tarda el compresor en comenzar a reducir la ganancia de la señal una vez que ha superado el umbral establecido. Es el tiempo de respuesta del compresor desde el momento en que se detecta el pico de nivel hasta que se aplica la reducción de ganancia.

El ajuste del “attack” determina cómo el compresor reacciona ante los picos de nivel que superan el umbral. Un “attack” más rápido significa que el compresor comenzará a reducir la ganancia de la señal inmediatamente después de que se detecte el pico. Esto resulta en una compresión más rápida y una mayor atenuación de los transitorios.

Por otro lado, un “attack” más lento significa que el compresor tardará más tiempo en comenzar a reducir la ganancia después de detectar el pico. Esto permite que los transitorios iniciales de la señal pasen sin ser afectados por la compresión, lo que puede preservar la energía y la dinámica de la señal.

El ajuste adecuado del “attack” depende del material y del efecto deseado. En situaciones donde se desea controlar los transitorios de una señal, como en la mezcla de baterías o instrumentos percusivos, un “attack” más rápido puede ser beneficioso para atenuar rápidamente los picos y nivelar el sonido. Por otro lado, en situaciones donde se desea mantener la transitoriedad y la dinámica original de la señal, como en la mezcla de instrumentos melódicos, un “attack” más lento puede ser preferible para permitir que los transitorios pasen sin ser afectados.

Es importante tener en cuenta que un ajuste incorrecto del “attack” puede causar distorsión o artefactos no deseados en la señal. Por lo tanto, es necesario escuchar cuidadosamente y ajustar el “attack” de acuerdo con las características del material y los objetivos de procesamiento.

  1. Liberación (Release): refiere al tiempo que tarda el compresor en dejar de reducir la ganancia de la señal una vez que ha vuelto por debajo del umbral establecido. Es el tiempo que el compresor tarda en liberar la compresión y restaurar gradualmente la ganancia normal de la señal.

Después de que el compresor ha reducido la ganancia de la señal debido a un pico que supera el umbral, el “release” controla cuánto tiempo toma para que el compresor deje de aplicar la compresión y permita que la señal se recupere a su nivel original. Un “release” más corto hará que el compresor deje de reducir la ganancia más rápidamente, mientras que un “release” más largo hará que la recuperación sea más gradual.

El ajuste adecuado del “release” depende del material y del efecto deseado. En situaciones donde se desea una compresión más transparente y natural, se puede utilizar un “release” más largo para permitir que la señal recupere su dinámica original sin interrupciones bruscas. Por otro lado, en situaciones donde se busca un efecto más perceptible y controlado, se puede utilizar un “release” más corto para mantener un mayor nivel de compresión y dar una sensación de mayor pegada o sustain.

Es importante tener en cuenta que el “release” debe ajustarse cuidadosamente para evitar bombeo indeseado o artefactos en la señal. El bombeo ocurre cuando la ganancia fluctúa de manera audible a medida que el compresor libera la compresión. Un ajuste incorrecto del “release” puede hacer que la señal suene poco natural o afectar negativamente el equilibrio y la coherencia de la mezcla.

  1. Codo –o traducido del inglés literalmente, Rodilla– (Knee): refiere la suavidad o dureza con la que el compresor aplica la reducción de ganancia una vez que la señal supera el umbral establecido. El “knee” determina la transición gradual o abrupta en la acción de compresión cuando la señal cruza el umbral.

Cuando se utiliza un “knee” suave (soft knee), la compresión se aplica de manera gradual a medida que la señal se acerca y cruza el umbral. Esto significa que la reducción de ganancia se inicia antes de que la señal supere completamente el umbral, permitiendo una transición más suave y natural hacia la compresión. La curva de compresión es más gradual, y esto puede ayudar a preservar la transitoriedad y la dinámica de la señal.

Por otro lado, cuando se utiliza un “knee” duro (hard knee), la compresión se aplica de manera más abrupta una vez que la señal supera el umbral. Esto resulta en una transición más pronunciada y una compresión más inmediata y perceptible. La curva de compresión es más vertical y puede proporcionar una mayor reducción de ganancia.

El ajuste del “knee” depende del material y del efecto deseado. Un “knee” suave es útil cuando se desea una compresión más transparente y sutil, especialmente en situaciones donde se busca controlar los transitorios sin que la compresión sea evidente. Un “knee” duro es útil cuando se busca una compresión más agresiva y perceptible, como en estilos musicales que requieren una mayor pegada o nivelación de la dinámica.

Es importante tener en cuenta que algunos compresores ofrecen ajustes intermedios de “knee”, que permiten variar la suavidad de la curva de compresión entre el suave y el duro, ofreciendo más opciones de control sobre la acción de compresión.

  1. Ganancia -de salida- (Makeup o Gain): refiere el control o ajuste que permite aumentar la ganancia de la señal después de que ha pasado por el proceso de compresión. El objetivo principal del control de “makeup gain” es compensar la reducción de volumen que ocurre como resultado de la compresión.

Cuando un compresor reduce la ganancia de una señal que supera el umbral establecido, puede haber una disminución general del volumen. El control de “makeup gain” permite compensar esta reducción aplicando una amplificación adicional a la señal comprimida. De esta manera, se puede restaurar el nivel de volumen original o incluso aumentarlo para obtener el nivel deseado.

El “makeup gain” se ajusta generalmente en decibeles (dB) y puede ser variable o fijo en algunos compresores. Si es variable, el usuario puede ajustar la cantidad de ganancia de salida según sus necesidades y preferencias. Por otro lado, si es fijo, el compresor aplicará una ganancia predefinida automáticamente después de la compresión.

Es importante tener precaución al ajustar el “makeup gain”, ya que un aumento excesivo puede llevar a la distorsión o el recorte de la señal. Es recomendable monitorear cuidadosamente el nivel de salida y evitar cualquier distorsión no deseada al ajustar este parámetro.

  1. Ganancia de entrada (Input Gain): refiere el control o ajuste que permite modificar el nivel de entrada de la señal antes de que pase a través del proceso de compresión. Este parámetro determina la cantidad de ganancia o amplificación que se aplica a la señal de audio antes de que sea procesada por el compresor.

El “Input Gain” se utiliza para ajustar el nivel de entrada de la señal de audio de manera que se alcance el punto óptimo de operación del compresor. Aumentar el “Input Gain” puede hacer que la señal de entrada sea más fuerte, lo que puede resultar en una mayor cantidad de compresión aplicada por el compresor. Por otro lado, disminuir el “Input Gain” puede reducir la cantidad de compresión, ya que la señal de entrada será más débil.

Es importante tener en cuenta que el “Input Gain” no debe confundirse con el control de salida del compresor. Mientras que el “Input Gain” afecta directamente el nivel de la señal antes de la compresión, el control de salida (Output Gain) se encarga de ajustar el nivel de salida de la señal una vez que ha sido comprimida. El ajuste adecuado del “Input Gain” es fundamental para obtener resultados óptimos al utilizar un compresor. Un nivel de entrada demasiado bajo puede hacer que el compresor no actúe de manera efectiva, mientras que un nivel de entrada demasiado alto puede resultar en una compresión excesiva y una pérdida de calidad de audio. Es importante encontrar un equilibrio y ajustar el “Input Gain” de acuerdo con las características de la señal y los objetivos de procesamiento deseados.

  1. Anticipación (Look Ahead): es una función especial que permite al compresor anticiparse a los picos de nivel antes de que ocurran. En lugar de comprimir la señal en tiempo real, el compresor “mira hacia adelante” en la forma de onda de audio y ajusta la ganancia antes de que el pico supere el umbral establecido.

Cuando se activa la función de “Look Ahead”, el compresor analiza una porción anticipada de la señal antes de que llegue al punto de compresión. Esto le permite al compresor reaccionar más rápidamente y aplicar la reducción de ganancia antes de que los picos de volumen ocurran, evitando así la distorsión o el recorte no deseado.

El “Look Ahead” es especialmente útil en situaciones donde es crucial evitar que los picos de volumen excedan el umbral establecido, como en la mezcla o masterización de música. Al anticiparse a los picos, el compresor puede aplicar una reducción más suave y transparente, manteniendo el equilibrio y la claridad en la mezcla.

Es importante tener en cuenta que el “Look Ahead” introduce un pequeño retardo en la señal, ya que el compresor necesita analizar una porción de audio antes de aplicar la compresión. Este retardo puede variar dependiendo del compresor y su configuración. En algunos casos, el “Look Ahead” puede ser ajustable, lo que permite al usuario determinar cuánto tiempo de anticipación se desea aplicar.

  1. Filtros HF (High Frequency) y LF (Low Frequency): refieren los controles o parámetros que permiten ajustar la compresión de las frecuencias altas y bajas de una señal de audio, respectivamente.

El control de HF o High Frequency es utilizado para aplicar compresión selectiva en las frecuencias altas de la señal. Permite controlar la cantidad de compresión que se aplica a las frecuencias agudas, como los armónicos superiores, los platillos de la batería, los detalles de alta frecuencia en una voz, entre otros. Al ajustar el control de HF en un compresor, se puede aumentar o disminuir la sensibilidad de compresión en estas frecuencias, lo que puede afectar la claridad, el brillo y la presencia de la mezcla.

Por otro lado, el control de LF o Low Frequency se utiliza para ajustar la compresión en las frecuencias bajas de la señal. Permite controlar la cantidad de compresión que se aplica a las frecuencias graves, como el bombo, el bajo o cualquier otro instrumento que contenga contenido de baja frecuencia. Al ajustar el control de LF en un compresor, se puede aumentar o disminuir la sensibilidad de compresión en estas frecuencias, lo que puede afectar el sustain, la pegada y la definición de los elementos graves en la mezcla.

Estos controles de HF y LF son especialmente útiles cuando se busca aplicar una compresión más específica o focalizada en ciertas partes del espectro de frecuencias. Permiten ajustar la respuesta del compresor de acuerdo con las características tonales y dinámicas de la señal, lo que contribuye a la forma en que los diferentes elementos sonoros se comportan y se integran en la mezcla final.

Es importante destacar que no todos los compresores cuentan con controles de HF y LF. Estos controles pueden estar presentes en ciertos modelos de compresores y en plugins de compresión más avanzados, pero no en todos. Cuando están disponibles, ofrecen una mayor flexibilidad para moldear y controlar la compresión en diferentes partes del espectro de frecuencias.

  1. Mezcla (Mix): en el contexto de un compresor se refiere al control que permite mezclar o combinar la señal comprimida con la señal original sin comprimir. También se conoce como control de mezcla o “mix knob”.

El control de mix en un compresor permite ajustar la proporción entre la señal comprimida y la señal original. Al girar el control hacia el lado de la señal comprimida, se aumenta la cantidad de señal comprimida que se mezcla con la señal original. Por otro lado, al girar el control hacia el lado de la señal original, se disminuye la cantidad de señal comprimida y se escucha más la señal sin comprimir.

Este control es útil para lograr un equilibrio deseado entre la señal comprimida y la no comprimida. Dependiendo del efecto deseado y del material sonoro, se puede ajustar el control de mix para que la compresión sea más sutil y transparente o más evidente y audible.

Al utilizar el control de mix, se puede obtener una mayor claridad y definición en la mezcla al preservar parte de la dinámica original de la señal no comprimida. También se puede lograr un efecto más pronunciado de compresión al mezclar más la señal comprimida, lo que puede ser útil para agregar pegada o controlar de manera más agresiva los transitorios de la señal.

Es importante destacar que el control de mix puede variar en diferentes compresores y plugins de compresión. Algunos compresores pueden tener un control de mezcla dedicado, mientras que otros pueden tener una configuración de compresión paralela (parallel compression) que logra un efecto similar al mezclar las señales comprimida y no comprimida en proporciones definidas.

Aplicaciones y beneficios

Los compresores digitales son ampliamente utilizados en diversas aplicaciones dentro de la industria del audio. Algunas de las principales aplicaciones incluyen:

  • Control de dinámica: Los compresores permiten controlar los picos de volumen en una grabación o mezcla, nivelando la dinámica y evitando distorsiones.
  • Aumento de sustain (refiere la duración o prolongación de un sonido después de que se ha generado o producido. Se refiere a la capacidad de un sonido para mantener su nivel de amplitud a lo largo del tiempo): Al comprimir una señal, se puede lograr un mayor sustain en instrumentos como guitarras o pianos, haciendo que las notas suenen más sostenidas.
  • Realce de transitorios: Al ajustar los parámetros de ataque y liberación del compresor, se puede realzar o suavizar los transitorios de una señal, lo que es útil en la producción musical y en el diseño de sonido.
  • Creación de efectos: Al utilizar configuraciones más extremas de compresión, se pueden obtener efectos creativos como el “pumping” o la “compresión paralela”, que añaden carácter y energía a una mezcla.

A modo de conclusión:

Los compresores digitales son una herramienta esencial en el procesamiento de audio. Su capacidad para controlar la dinámica de una señal de audio de manera precisa y versátil ha revolucionado la producción musical y el diseño de sonido. Desde su aplicación en la mezcla de canciones hasta su uso en la postproducción de películas, los compresores digitales han demostrado ser una pieza clave en el arsenal de herramientas de cualquier ingeniero de audio. Con su amplia gama de parámetros y efectos, los compresores digitales brindan un control total sobre la dinámica sonora, permitiendo una mayor expresividad y calidad en el mundo del audio.

Algunos ejemplos de Compresores Digitales NO EMULADORES:

En el DAW de Logic Pro podemos encontrar el siguiente:

En el DAW Nuendo podemos encontrar el siguiente:

En DAW de Studio One podemos encontrar el siguiente:

En el DAW Protools podemos encontrar el siguiente:

Hemos puesto unos cuantos ejemplos de compresores digitales no emuladores y por supuesto no recomendamos ni censuramos ninguno -al igual que con los DAW-; seguro que en tu DAW encuentras uno con todos los parámetros indicados (o sólo algunos).

Recuerda siempre que todo el mundo de los plugins es sólo una herramienta, y como cualquier profesional debes conocer tus herramientas; revisa siempre los manuales de cada plugin antes siquiera de insertarlo en tu DAW. Luego puedes experimentar todo lo que quieras; es mas, te animamos a que lo hagas; sobre todo al principio con configuraciones extremas que es donde mejor apreciarás el trabajo que hace cada herramienta. Luego podrás ser todo lo sutil que merezca el resultado que buscas.

Cerramos aquí este artículo, que aunque no os lo parezca tiene mucha información, que además, y si no, tiempo al tiempo, habremos de manejar con cierta soltura si vamos a dedicarnos a alguna faceta de la producción musical.

Nos vemos y leemos en el siguiente artículo.

Gracias por contar con nosotros.

Ahhhh, y no te olvides suscribirte para que te mantengamos puntualmente informado de cuanto vayamos publicado artículos. Te prometemos que todos van a ser invaluables.

Share
Go top